lunes, julio 16, 2012

Los enfermos crónicos se movilizarán contra el euro sanitario a la puerta de las farmacias

Denuncian que algunos enfermos han dejado de medicarse por falta de recursos


La iniciativa cuenta con el apoyo del sector vecinal y los movimientos sociales

Los enfermos crónicos son las grandes víctimas del copago sanitario y ya han empezado a movilizarse en Terrassa. Un grupo de pacientes prepara una campaña informativa que animará a la insumisión farmacéutica, informará sobre el impago del euro sanitario a las puertas de las farmacias y orientará a los pacientes sobre las consecuencias “reales” negarse a abonar el recargo.

“Somos más de 2 mil enfermos crónicos en Terrassa, muchos personas con rentas bajas que no pueden hacer frente al encarecimiento de las medicinas –explica Josep Maria Pi, portavoz del colectivo–. Ha llegado el momento de movilizarnos porque  ya hay enfermos que dejan de medicarse. Eso está poniendo en riesgo su salud y en breve saturará las urgencias”.

Los primeros crónicos en movilizarse en Terrassa son personas activas en plataformas como el 15M, las entidades vecinales, los sindicatos o los movimientos sociales.  El colectivo, que  pretende catalizar la queja de un amplio espectro de enfermos de larga duración, se ha sumado a la campaña “Dempeusperlasalutpública” que impulsan varios colectivos en Catalunya.

La próxima semana, la comisión de sanidad de la Confederació d’Associacions de Veïns de Catalunya (CONFAVC) se reúne para impulsar  una campaña activa y coordinada contra el copago sanitario. La Federació d’Associacions de Veïns de Terrassa  (FAVT), que participará en el encuentro, rechaza abiertamente el recargo. “Somos contrarios al copago –afirma Emiliano Martínez, presidente de la FAVT–. Es una agresión en toda regla especialmente para los enfermos de larga duración”.

“pagamos cuatro veces”

Los pacientes  crónicos desmienten el tópico de que se medican gratis. Aseguran que pagan “cuatro veces”:la primera a través del llamado “céntimo sanitario”, que graba 4,8 céntimos cada euro de gasolina, y  la segunda mediante la retención fiscal en sus pensiones. A estas dos hay que sumar desde junio el euro por receta impuesto por la Generalitat y, a partir de septiembre,  el copago que impone el Estado.

 El Gobierno central aplica desde el 1 de julio un recargo gradual por medicamento, desde el 10 por ciento hasta el 60 en  las rentas más altas. En Catalunya  el pago se retrasa hasta el mes de septiembre, fecha en que los pacientes deberán abonar los atrasos.

“La mayoría de los crónicos cobran  pensiones bajas, con ingresos entre los 400 y los 800 euros mensuales  –argumenta la plataforma– y muchos no entran en los supuestos de exención.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada