viernes, julio 20, 2012

El IES obtiene el horario compactado que le denegaron el pasado año

VILADECAVALLS


La medida supondrá un ahorro de 23 mil euros en concepto de transporte escolar

Los alumnos del IES Viladecavalls cursarán jornada compactada a partir del próximo curso académico. Así lo ha confirmado Regina Parellada, concejal de Ensenyament del Ayuntamiento de Viladecavalls. Una petición que fue denegada contra todo pronóstico  en el anterior curso, y por la que la dirección del centro había estado peleando casi un lustro. La comodidad para los alumnos y el ahorro que supondrá la supresión del horario de tarde han sido los argumentos que ha esgrimido el personal del instituto, que al final ha acabado logrando su objetivo (salvo que se produzca alguna sorpresa de última hora, como sucedió el pasado curso).

La compactación del horario escolar supondrá una modificación para los estudiantes, que empezarán las clases a las ocho de la mañana y las concluirán en torno a las dos y media de la tarde. Este mismo planteamiento ya se llevó a cabo en el IES hace cinco años, con unos resultados “excelentes”, según apuntó la edil unionista, que recordó que “hemos estado pidiendo reeditar esta fórmula al comienzo de cada curso, porque se trata de una iniciativa en la que estamos de acuerdo alumnos, padres y Ayuntamiento”, declaró la ex alcaldesa, que quiso subrayar el importante ahorro económico que supondrá la aprobación de la medida para las arcas municipales.

“Estimamos que el ahorro puede llegar a situarse en torno a los 23 mil euros”, aseguró Parellada, especificando que ese dinero iba destinado “a contratar un transporte escolar que pudiese desplazar a los alumnos a sus hogares a mediodía”. Tal y como especificó la concejal, el problema al que se han venido enfrentando los alumnos es “la particular orografía y disposición territorial de nuestro municipio”.

Parellada recuerda que “los núcleos poblacionales de Viladecavalls están muy alejados entre sí, y todos están bastante distantes del casco urbano y la zona de Can Mitjans, que es donde está ubicado el instituto”. Así, los alumnos procedentes de las zonas de Can Trias y Sant Miquel de Guanteres, tenían que recurrir al autobús de servicio discrecional para llegar a sus hogares, y volver por la tarde.

TARJETAS DE TRANSPORTE

Además del gasto que le ha supuesto este transporte al Ayuntamiento (y al Consell Escolar, que aportaba una subvención de 9 mil euros), los usuarios del autobús escolar debían hacerse con una tarjeta T-10, que comportaba gasto para todas las partes. Y es que el Consell Comarcal sólo ofrecía servicio discrecional por la mañana (a primera hora) y por la tarde, para volver a casa. Los dos viajes de mediodía no quedaban cubiertos.

No sólo el transporte será el concepto que suponga ahorro para las familias. Los alumnos que optaban por no volver a casa a mediodía debían quedarse al comedor escolar, lo que significaba un coste de 6,10 euros diarios. Un importe que ya no habrá que abonar porque todos comerán en casa.

Tanto desde el ejecutivo como desde el centro educativo han manifestado su satisfacción, y ya piensan en las actividades que podrían desarrollarse durante el horario vespertino en el que las instalaciones académicas se mantendrán cerradas. Programas de cohesión social o actividades deportivas son algunas de las iniciativas que cobran más fuerza, aunque por el momento aún no se ha confirmado ningún proyecto. Desde la dirección del centro adelantaron que estas ideas se trabajarán a lo largo del verano, con la intención de ponerlas en práctica en septiembre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada