sábado, julio 21, 2012

El valor de la vivienda desciende un 11,6 por ciento entre abril y junio

La depreciación de los inmuebles es ya del 40% respecto al tercer trimestre de 2007, cuando empezó la crisis de la construcción  

estas alturas pocos esperaban otra cosa, pero también pocos imaginaron que el descalabro del sector de la construcción sería tan estrepitoso y duradero. En Terrassa, el precio de la vivienda acumula 19 trimestres consecutivos de caídas –desde finales de 2007– con la única excepción de un leve repunte en el tercer trimestre de 2008. La estadística del Ministerio de Fomento muestra que entre abril y junio, el valor de los pisos siguió descendiendo: en esta ocasión, un 11,6% en comparación con el mismo periodo de 2011.

Comprarse un piso ahora en Terrassa cuesta de media 1.657,8 euros/m², lo que significa 218,2 euros menos que hace justo un año y 915,2 euros/m² menos que en el segundo trimestre de 2008, poco después de que empezase la crisis de la construcción. Desde el tercer trimestre de 2007 –el último en el que se registraron aumentos de precios– hasta ahora, el valor de la vivienda ha caído un 40%. Se ha pasado de los 2.753,2 euros a los que se pagaba el metro cuadrado entonces a los 1.657,8 euros/m² actuales. El nivel de precios en el que se mueve ahora Terrassa es inferior incluso al año 2005, cuando el metro cuadrado rondaba los dos mil euros y fecha en la que el Ministerio empezó a elaborar estadísticas de este tipo.

La depreciación del 11,6% en el valor de los inmuebles de la ciudad en el segundo trimestre es ligeramente mayor que la media catalana, que se sitúa en -11,1% y también superior a la caída en el resto de España, que está en -8,3%; unos datos que siguen poniendo en evidencia el exceso de oferta que existe en Terrassa.

Por tipologías siguen apreciándose diferencias: el precio de la vivienda nueva (de menos de dos años de antigüedad) cayó un 25,9% en comparación con el segundo trimestre de 2011; mientras que el valor de los inmuebles usados descendió un 13,1%.

“malvendiendo”

Para los profesionales del sector, la depreciación de los pisos y el retroceso en las ventas está siendo incluso mayor de lo esperado. “Esta situación nos está sorprendiendo incluso a nosotros. La gente está malvendiendo sus pisos por temor a no tener otra oportunidad igual y que los precios sigan cayendo”, explica Carme Adell, propietaria de Finques Sant Pere y profesional del sector inmobiliario desde hace 20 años. Adell está convencida de que “los precios ya nunca volverán a estar como hace unos años. Aquello era insostenible. Se vendían pisos cuatro y cinco veces por encima de su valor. En poco tiempo hemos pasado del todo a la nada”.

La caída de precios ha dejado atrapados a centenares de propietarios que tienen contraídas hipotecas más altas que el valor actual de sus pisos. “Quien no tiene deudas vende en cuanto puede, pero hay mucha gente que tiene que esperarse u optar por alquilar para no vender a precios inferiores al de su hipoteca”, explica esta profesional del sector.

Son varios los factores que han influido en la contracción de las ventas y por ende, de los precios. Por un lado, la reticencia de los bancos a conceder hipotecas a aquellos inmuebles que no son de su cartera; la inestabilidad económica del país, especialmente en el ámbito laboral y, sobre todo, el paro, que afecta cada día a más personas, reflexiona Adell.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada