domingo, julio 15, 2012

Hemos recuperado la gestión y nuestras expectativas de futuro son inmejorables



El Club Egara afronta un futuro con nuevas y optimistas perspectivas después de haber recuperado la gestión de sus instalaciones. Un proceso complejo después de que la empresa a la que se cedió dicha gestión en 2004 en el marco de un relevante proyecto de mejoras de las instalaciones, Fitnessalud Egara SL, entrase en concurso de acreedores. El presidente de la entidad del Pla del Bon Aire, Pere Marcet, entiende que el futuro se dibuja ahora en un escenario bien distinto.

¿Qué sensaciones tienen hoy en día en el club después de esta solución?


De tener una gestión concursada por unos administradores que eran los que tomaban las decisiones a decidir nosotros a partir de ahora existe una gran diferencia. Eso es muy positivo para el Club Egara. Y en la masa social existe una gran satisfacción y ganas de hacer muchas cosas.

¿Ha sido un proceso complicado?

Ha sido farragoso, también por la propia situación económica del país. Hemos tenido muchas reuniones con los administradores concursales, porque ellos no entendían que estábamos hablando de un club social en el que tienes que dar un servicio a los socios. Sólo miraban el aspecto económico y eso creaba una dificultad. En todo caso, la relación con los administradores ha sido muy buena.

¿Qué expectativas se abren ahora de cara al futuro de la entidad?

Pienso que son muy buenas. Primero porque hemos recuperado la gestión y eso era fundamental. Segundo, porque nos deja unas instalaciones fantásticas que además son nuestras y de las mejores que existen en nuestro entorno. Y el tercer punto que me gustaría destacar es que estamos hablando de un club familiar que no está masificado. Nuestra intención no es ganar dinero, sino alcanzar en un futuro próximo un equilibrio presupuestario. Ahora mismo no tenemos cuota de entrada, pero cuando alcancemos ese quilibrio del que le hablaba la impondremos para que sólo viniese la gente muy interesada, huyendo de la masificación. Fitnessalud hizo una inversión para ganar dinero, a nosotros no nos mueve esa intención sino dar calidad y servicio al socio.

¿El club ha estado en peligro durante estos últimos años?

No, en ningún momento. Hemos mantenido el número de socios y el hecho de que Fitnessalud entrase en concurso no impidió que siguiésemos dando servicio. Eso ha hecho que el problema no haya trascendido a la masa social. Aunque es verdad que yo he tenido mis noches sin dormir.

¿La operación final, por tanto, satisface los intereses del Club Egara?

La operación es buena. Ahora nos queda una carga económica que podemos soportar. Lo que más nos preocupaba era recuperar la gestión, porque con los bancos estoy seguro que llegaremos a acuerdos. Me preocupa, pero menos que no disponer de la gestión. Hemos dado este paso y ya negociaremos con los bancos.

Ustedes asumen cargas económicas del anterior gestor. ¿Son asumibles? Perfectamente. A partir de pocos socios más, podemos sostenerla. Estoy hablando de equilibrio presupuestario y cuando me refiero a ello es una cuestión de cien o ciento cincuenta socios más. Dentro del escenario económico actual no es para estar preocupado, sino al revés. Estoy convencido de que con las instalaciones que disponemos estaremos en condiciones de afrontar los compromisos que tengamos. Estamos muy bien posicionados en todos los sentidos. Es cierto que habrá que negociar con los bancos, pero es un aspecto que me preocupa relativamente.

¿A nivel deportivo seguirán las directrices de actuación de los últimos años?

Las tres cuestiones que me preocupan como presidente son la económica, la social y la deportiva. La económica la tenemos encaminada con la recuperación de la gestión; la social no ofrece dudas cuando ves la cantidad de personas que vienen a hacer deporte al club; y a nivel deportivo se tomaron una serie de medidas hace dos años, con una reducción notable del gasto en esta área, y continuaremos en la misma línea. Entre otras cosas porque pensamos que esta es la política adecuada, promoviendo nuestra escuela para que lleguen al primer equipo en el futuro nuestros jugadores y nuestras jugadoras. Nosotros vamos por delante del resto en una línea de actuación que se acabará imponiendo.

Con la perspectiva que da el tiempo, ¿entiende que fue un error entregar la gestión a una empresa externa?

Pienso que no lo fue y que se trató de un acierto. Un tanto por ciento muy elevado de socios del club votó a favor de este proyecto. Si ahora nosotros tuviésemos que hacer estas instalaciones, sería totalmente inviable. Ahora ya las tenemos y podemos competir con cualquiera. Para nosotros era inasumible hacerlo y el socio nos pedía una mejora en ese sentido. Lo que me sabe mal que a Fitnesssalud Egara no le hayan ido bien las cosas, porque hemos tenido una muy buena relación con ellos hasta que se presentaron a concurso. Su comportamiento ha sido excelente en el proceso concursal con una postura de caballeros. Estaban convencidos de que era una buena idea y a un grupo que hizo una inversión tan grande hay que estarle agradecido.

Ahora le toca negociar con los bancos. Y el escenario no parece el más adecuado para hacerlo.
De las tres entidades con las que tenemos que negociar, dos están en una situación delicada que son Bankia y Barclays. La tercera es La Caixa con quien estoy seguro que llegaremos a acuerdos. Con las otras será complicado a corto plazo.

Le veo muy optimista en todos los sentidos.
Estoy contento, no se lo voy a negar. Han sido años de trabajo para recuperar la gestión. En este proceso, además, debo destacar la paciencia y la colaboración de nuestros socios. Nos han entendido y me he sentido muy apoyado por todos y cada uno de ellos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada