martes, julio 10, 2012

Recurso para evitar un desahucio en el bloque ocupado de Unnim

Afecta a una de las cinco familias que residen en el edificio

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) de Terrassa presentó ayer un recurso judicial para evitar el desahucio de una de las familias que residen de forma ilegal en el bloque de Unnim de La Cogullada, el primer edificio ocupado por el movimiento social en la ciudad. En previsión de que el recurso no prospere, la Plataforma tiene intención de concentrarse esta mañana en la puerta del edificio para frenar cualquier intento de lanzamiento.

El desahucio previsto afecta a Teresa y David, una de las cinco familias que en agosto del año pasado entraron a vivir en un bloque de nueva construcción deshabitado que Unnim Banc posee en el barrio de La Cogullada. En marzo, tras la denuncia interpuesta por Unnim, ambas partes llegaron a un acuerdo, auspiciado por el juzgado de primera instancia número 7, por el que se comprometen a negociar para pactar un contrato de alquiler y legalizar así la situación de David y Teresa. Respondiendo a una petición expresa de Unnim, en ese mismo auto, el juez fijó el 10 de julio como día del lanzamiento en caso de que las partes no alcanzaron ningún acuerdo.

El recurso que ayer presentaron los abogados de la PAH pretende paralizar el desahucio argumentando que la entidad bancaria ha incumplido el pacto ya que no ha querido negociar. “Unnim no ha hecho ninguna propuesta de alquiler social. Es más, la semana pasada, su abogado comunicó por email que no estaban dispuestos a llegar a ningún acuerdo y que la familia se dirigiese a los servicios sociales del Ayuntamiento”, explica Xavier Martínez, miembro de la PAH.

Por su parte, Unnim, que no ha precisado si hoy tiene previsto ejecutar el lanzamiento, ha explicado a este diario que “la política de la entidad es no negociar con personas que ocupan de forma ilegal una propiedad privada”. En todo caso, comentan desde la antigua Caixa Terrassa, “es el Ayuntamiento quien debe encontrar una solución para estas familias”.

La concejal de Vivienda, Lluïsa Melgares, ha lamentado la actitud de Unnim porque considera que “no han mostrado voluntad de negociar”. La edil recuerda que el Consistorio se prestó para actuar como intermediario entre la entidad bancaria y las familias, pero asegura que su ofrecimiento nunca obtuvo respuesta por parte de Unnim. “No ha habido conversaciones, pero a pesar de ello, yo vuelvo a ofrecerme para negociar un alquiler social para las familias, ya sea en este bloque o en cualquiera de los pisos vacíos que posee la entidad”, explica Melgares. La edil asegura que los servicios sociales del Ayuntamiento están trabajando para ayudar a las familias desahuciadas, pero “no tenemos capacidad suficiente” para solucionar el problema de la vivienda.

“Pedimos a las entidades bancarias, entre ellas Unnim, que asuman su responsabilidad. Son parte del problema y por tanto también deben serlo de la solución”, exige la concejal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada