lunes, julio 09, 2012

En Londres lucharán por el oro las doce mejores selecciones del mundo

El egarense Rafa Aguilar afrontará en Londres su cuarta experiencia olímpica. Se estrenó en unos Juegos como jugador en Los Ángeles’84, donde la selección española acabó en cuarta posición, quedándose a las puertas de la medalla. Ocho años después, en Barcelona, Aguilar vivió la experiencia olímpico como segundo entrenador del equipo que se colgó la medalla de plata. 

En la temporada 2004-2005 se hizo cargo del combinado español de waterpolo y se estrenó como seleccionador en Pekín’2008, donde logró la quinta posición. Ahora se prepara para la cita de la capital inglesa, en la que asegura que su equipo aspirará a subir al podio.

En Londres lucharán por el oro las doce mejores selecciones del mundo.

¿Qué opina del grupo que les ha tocado?

En unos Juegos Olímpicos no hay rival flojo, así que tendremos que disputar cada partido como si fuera una final. Sí que es verdad que tanto Italia, que es campeona del mundo, como Croacia, parten con un ligero favoritismo. No obstante, pienso que las otras cuatro selecciones del grupo A, España, Grecia, Australia y Kazajistán también vamos a tener nuestras opciones.

¿Qué objetivo se han fijado?

Nuestro principal objetivo es sumar alguna medalla. Sabemos que va a ser difícil porqué habrán varios equipos que lucharán por lo mismo, pero estoy convencido de que podemos optar a ello.

Respecto a la cita olímpica de Pekín, en 2008,

¿qué diferencias presenta su equipo?

Básicamente, es un equipo mucho más maduro. Ahora tenemos a toda una generación de jugadores que están en la edad  perfecta para afrontar unos Juegos Olímpicos. Todos ellos conocen el torneo a la perfección y saben cuáles son las claves para llegar lo más lejos posible.

El waterpolo español es un deporte que siempre ha estado muy vinculado a los Juegos Olímpicos.

¿Este hecho es un ingrediente de presión o de motivación?

Absolutamente de motivación. Yo lo veo como una ventaja para nosotros. El hecho de que el waterpolo español haya tenido actuaciones significativas en los Juegos Olímpicos nos va muy bien, ya que nos concede más seguridad y confianza. (20’’)

Formar a un buen grupo humano es un aspecto clave.

¿Es ésta también una tarea del entrenador?

Es un trabajo conjunto, de todos los que componemos el equipo; jugadores, entrenadores, médicos, fisioterapeutas, delegados... Cada uno debe poner de su parte para tratar de tener una convivencia óptima a lo largo de los veinte días en los que duran los Juegos Olímpicos. La cohesión del grupo es un factor muy importante, ya que en muchas ocasiones se refleja en el rendimiento deportivo.

En el caso de unos Juegos Olímpicos,

¿cómo se hace para mantener el nivel de tensión por la competición y, a la vez, poder disfrutar de la experiencia?


En nuestro caso, nosotros iremos a disfrutar compitiendo. Disputar unos Juegos Olímpicos es lo más grande a lo que puede aspirar cualquier deportista. Se trata de encontrar el punto intermedio que nos permita combinar el esfuerzo y el sacrificio de la competición, disfrutando al máximo de esta gran experiencia.

¿Cómo se prepara un equipo de cara a una cita tan importante?

Es un trabajo que se realiza a lo largo de cuatro años. Cuando se acercan los Juegos Olímpicos, durante los dos meses previos, se trabaja con una mayor intensidad. La duración y sobretodo la calidad de los entrenamientos, tanto físicos, como técnicos y tácticos, pasan a ser mucho más elevadas. Hay que tener en cuenta que nos enfrentamos al reto de disputar ocho partidos muy exigentes, del máximo nivel.

De entre todas las citas olímpicas que ha vivido, ¿qué es lo mejor que ha vivido?
Espero que lo mejor todavía esté por venir. Mantengo muy buen recuerdo de muchas experiencias y, no hay ninguna de ellas que destaque por encima del resto. A nivel personal, nunca olvidaré mi primera experiencia en unos Juegos. En Los Ángeles’84 descubrí la magnitud de los Juegos Olímpicos y lo que significa formar parte de ellos. Es una sensación única cuando te das cuenta de la trascendencia que tienen estos eventos. No obstante, como ya he comentado, cada experiencia ha tenido para mi un significado especial. En Barcelona, porqué jugábamos en casa; en Pekín, porqué me estrenaba como seleccionador; y ahora en Londres, donde esperamos cuajar una buena actuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada