sábado, julio 14, 2012

Pocos impagos y algún problema con los impresos de insumisión

Los usuarios han aceptado mayoritariamente con resignación el euro por receta y, a excepción de  algunos problemas informáticos los primeros días, apenas se han registrado incidentes. Los enfermos crónicos, sin embargo, ponen de manifiesto que “algunos despachos farmacéuticos se han negado a facilitar el impreso. Son muy pocos y no hemos formulado denuncia porque después de insistir, y en algunos casos amenazar con no movernos de la farmacia, han accedido entregar el impreso de la insumisión”, explica Josep Maria Pi.

El colectivo lamenta que la tensión que genera el copago se acabe librando “entre el paciente y el farmacéutico, con quien nos une una estrecha relación de confianza, incluso de mimo. Es una dinámica perversa, porque ellos están obligados a ejercer de recuadadores y nosotros tenemos derecho a no pagar”.

Desde las farmacias Joan Brugueras, coordinador del Col.legi de Farmacèutics de Barcelona en Terrassa, explica que “la gran mayoría de los clientes están pagando el euro por receta” y los casos de impago son casi anecdóticos  en las primeras cuatro semanas de copago. El portavoz ponen en duda que haya resistencia por parte de algunos profesionales a dispensar el impreso para el impago. “No tiene mucho sentido, CatSalut ha puesto a nuestra disposición las herramientas para que el cliente pueda ejercer esta opción y nuestra obligación es atender a los insumisos”.

Más que tensiones derivadas del impago, en las farmacias presencian reacciones de extrañeza por parte de clientes que se consideran erróneamente exentos del impuesto. “Son sobre todo personas con minusvalías y pensiones bajas, que no entran en el colectivo de los excluidos y se sorprenden de estar obligados a pagar la tasa”, explica Bruguera.

Los farmacéuticos están convencidos de que la tensión se disparará en septiembre, cuando los pacientes deban liquidar los retrasos del copago estatal, que se aplica desde el 1 de julio pero no se abonará en Catalunya  hasta dos meses después, y con carácter retroactivo. “Vamos informando a los pacientes de que ya han aumentado los importes aunque no se les cobrará el recargo hasta septiembre. De todos modos, muchos clientes se llevarán la sorpresa a la vuelta de vacaciones, y le tocará gestonarla a las farmacias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada