domingo, julio 01, 2012

La quema de contenedores sube el 19 por ciento en un año Dispositivo municipal contra los incendios

La policía local vigila las calles con patrullas de paisanos


En todas partes cuecen habas:la quema de contenedores de basuras está a la orden del día y supone para los municipios un goteo de pérdidas, más también riesgos para fachadas, coches, personas. Un sobresalto tras otro, en fin. En Terrassa, la cifra de recipientes quemados ha subido el 19 por ciento si se comparan los primeros seis meses del 2012 con el mismo periodo del año pasado. El Ayuntamiento lleva trabajando desde hace meses en un operativo policial para evitar o, cuando menos, reducir estos incendios urbanos y hasta la fecha el dispositivo se ha saldado con siete detenciones de presuntos incendiarios.

El operativo implantado por la Policía Municipal incluye cada noche un vehículo sin logotipo policial y con agentes de paisano. Además, destaca el Ayuntamiento, el resto de policías que patrullan las calles de Terrassa dispone de información sobre los incendiarios más conocidos y activos (una media docena) para identificarlos y seguir sus pasos, información que incluye las zonas más “calientes”.


Y no sólo eso:la red de control se ha ensanchado y la policía cuenta con la colaboración de otros servicios, como Eco-equip. Sus operarios han recibido formación para detectar situaciones sospechosas. Igual que los taxistas, igualmente alertados para notificar a la policía la presencia de sospechosos. El próximo colectivo a realizar estos cursos será el de los operarios de Egarvia.


El dispositivo de vigilancia específica ha conseguido desde enero siete detenciones (al menos en una ocasión, el incendiario es reincidente) y 53 identificaciones de sospechosos. Según la Policía Municipal, todas las personas arrestadas por la quema de contenedores tienen un perfil social similar:son hombres adultos, autóctonos y “con problemas personales”. 


antecedentes


Uno de ellos, con antecedentes por otros delitos, se ha dado a los incendios de madrugada cuando, por ejemplo, se ha sentido rechazado por una mujer. Otro declaró durante la instrucción que, en efecto, había prendido fuego a varios contenedores porque su mujer no le había dejado al niño en custodia cuando le pertocaba. Un tercero tiene a su cargo a varios familiares discapacitados. Según los responsables policiales, los fuegos en recipientes de recogida de residuos no tienen nada que ver, en Terrassa, con grupos extremistas.


Quemar un contenedor acostumbra a constituir una falta de daños, por lo que la pena no pasa de una sanción económica. Sin embargo, si el fuego llegara a provocar un peligro para las personas el hecho podría ser calificado como delito de incendio y comportar un castigo penal más elevado.


En seis meses han ardido en Terrassa 157 contenedores. En el mismo periodo del 2011 se quemaron 132.
n Correo. Denuncia@terrassa.cat.

teléfono
900 770 092
El Ayuntamiento activará en breve este número de teléfono gratuito para que los ciudadanos colaboren en la lucha contra este tipo de fuegos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada