miércoles, julio 04, 2012

La cultura popular se vuelca con La Carrau

La formación celebró su 15 aniversario

La Carrau ha actuado numerosas veces tanto en Terrassa como en el marco de la Festa Major, por lo que algunos pudieran pensar  que éste iba a ser un concierto más. Pero no. Quince años de historia le han parecido suficientes a la formación como para trabajarse un concierto muy especial, contando con la colaboración de una lista amplísima de representantes de la cultura popular de Terrassa. Podría decirse que la banda estuvo pletórica y el público entregadísimo durante una actuación que seguramente se imprimirá con letras de fuego en la historia de la banda.

La Carrau comenzó su concierto en la Plaça Vella, cerrando la programación musical de esta Festa Major, pasadas las diez de la noche. Por delante tenían al menos dos horas para calentar el ambiente, y vaya si lo hicieron, incluso de forma literal... Uno de los momentos álgidos del concierto fue el espectáculo de fuego que compartieron los Diables de Sant Llorenç, La Pájara y el Drac de Terrassa. Podría decirse que fue a partir de entonces en que la fiebre del baile y de la fiesta contagió de veras a la audiencia.

La Carrau subió al escenario de la Vella pausadamente, para comenzar con una pieza de tintes electrónicos, un inicio sinuoso que presagiaba una actuación in crescendo, como así fue.
El respetable pudo admirar, en primer lugar, lo muy en forma que aún están las dos embarazadísimas féminas de la formación; Carol Duran está de ocho y Núria Lozano de siete meses, si no nos fallan las cuentas. Las dos cantaron, bailaron y tocaron sus instrumentos  con la misma gracia y entrega de siempre.

desfile sin igual

Pronto comenzó el desfile de grupos de cultura popular que quisieron felicitar a la banda en su aniversario poniendo su propio grano de arena a la fiesta:Treure Ball, Nans, Gegants de Terrassa, Amunt i Crits, Diables, Minyons, Castellers, Esbart Egarenc, ball de bastons, Balrogs...

Antes de que comenzara el concierto, muchos se preguntaban qué hacían allí los Gegants Nous, los Gegants Modernistes, el Tranqui, la Pájara... ¿Disfrutando de la fiesta? ¿Preparándose para alguna actividad nocturna no recogida en la programación?
Con la subida de los Capgrossos se vio claro: habían venido a bailar, a sumarse a una celebración especial sin improvisar, demostrando que conocían bien las canciones de La Carrau y con ganas de bailar o de ofrecer sus demostraciones, muy inspirados. Aparte de las rumbas, las jotas y otros ritmos de inspiración folk o asociados con el mestizaje, la formación también le puso el acompañamiento al levantamiento de los dos pilares que alzaron Castells y Minyons, mezclando el sonido de las grallas con ritmos característicos de la música electrónica.
Tampoco escatimaron espectacularidad las coreografías de Amunts i Crits y el Esbart, vestidos con sus galas e incorporando momentos de pasión a una velada que, en muchos sentidos, será inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada